Pijamas a la cama, ¡qué viene el fantasma!

Pijamas a la cama, es un juego infantil para niñ@s a partir de 3 años, de 2 a 5 jugadores con partidas de unos quince minutos.  En este juego tendremos que ejercitar nuestra memoria para recordar quién y con qué pijama se ha metido en la cama cada miembro de una simpática familia real, perro incluído. Os contamos un poco de que va este juego editado en español por Mercurio.

Para empezar a jugar a Pijamas a la cama colocamos las cinco camas en el centro de la mesa. Se sortea al jugador inicial que recibe la colcha y se mezclan bien las cartas. El último paso es poner las monedas de juego con la cara dorada a la vista cerca de las cartas. Elegimos el nivel de dificultad de juego según la edad de los jugadores, que se simboliza en el número de camas que se van a poder mover durante la partida( 3,,4,5-fácil/medio/difícil) .Ya podemos empezar.

IMG_20190607_195538_797

El jugador que tiene la colcha empieza la partida teniendo en cuenta esta sencilla secuencia de acciones:

1.Cada jugador en su turno coge una carta del mazo y si ha salido un miembro de la familia real se pueden dar los siguientes casos:

  • Si no está en las camas, se debe colocar en la cama vacía situada más a la derecha
  • Si ya está en alguna cama, debe colocarse encima de la carta existente : un rey sobre el rey, el perro sobre el perro….. Si robas un bufón todos los miembros de la familia real se levantan para ver la actuación. Todas las camas se vacían y las cartas vuelven al mazo. Éste se baraja.

2.Cuando coloques a un miembro en una cama, mueve ésta a la posición más a la derecha y desplaza las demás.

Hasta aquí la mecánica básica del juego. Ahora viene lo bueno; si sacas un fantasma del mazo, coloca la carta boca arriba sobre la mesa para que todos los jugadores lo vean. Entonces, el jugador que tiene el edredón tiene que colocarlo rápidamente sobre las camas, cubriendo a todos los personajes. El jugador que pone el edredón coge tantas monedas como jugadores, sin contarse el mismo (por ejemplo para 4 jugadores, coge 3 monedas). Las gira y las coloca al alcance de todos los jugadores.

Empezando por el siguiente jugador al inicial, se coge una a una las monedas y se ponen cerca de la cama que crean que coincide con el personaje o color de pijama de debajo del edredón. Recuerda que el jugador que puso el edredón no coloca moneda. Hay un modo avanzando, en el cual además de apostar puedes doblar tu apuesta usando una ficha de bufón. Ojo, cabe la opción de que el jugador piense que su moneda no coincide con ningún personaje o color, entonces coge la moneda y la coloca a su lado, sin marcar ninguna cama.

img_20190607_195429_724.jpg

Cuando todos los jugadores han puesto su moneda, el jugador que tenía el edredón, descubre y se comprueba si se ha acertado. Los jugadores que han acertado se quedan la moneda.  Si además colocaron una ficha de bufón, ganan dos puntos. Si te equivocas no ganas nada pero si fallas y además colocaste ficha de bufón pierdes un punto, es decir, una moneda de la que habías conseguido anteriormente.

Una vez hecho esto, las cartas de fantasma se dejan en la mesa y los fichas de bufón vuelven a sus propietarios. El edredón pasa al siguiente jugador.

El juego finaliza cuando salga el séptimo fantasma del mazo y hacer las últimas predicciones. También puede terminar si se agotan las cartas o monedas, algo improbable.

Si vas a jugar con niños de 3 años, se recomienda utilizar sólo 3 personajes, 3 camas y no utilizar las fichas de bufón. Las camas no se mueven de sitio.

¿Qué me parece? 

Pijamas a la cama, es un juego estupendo para que los más peques de la casa practiquen su memoria visual. Escala perfectamente con diferentes rangos de edades, al poder variar la dificultad y la complejidad de reglas, como por ejemplo el tema de poder doblar puntuaciones con las fichas de bufón o bien el de usar menos personajes y menos camas.

pijamas-a-la-cama

En cuanto a componentes el juego es fantástico, las camas lucen mucho en la mesa y el tema de la colcha, de una tela de fieltro, es muy original. Las ilustraciones son sencillas pero agradables y este conjunto genera un juego que desplegado, atrae muchas miradas curiosas.

Como decía, es un juego para practicar memoria visual y también conceptos básicos en su desarrollo intelectual como la concentración y la toma de decisiones. Pijamas a la cama puede ser el juego que estás buscando para esas tardes aburridas con los pequelúdicos. Risas garantizadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s