Expansiópolis, toda una ciudad en tu cartera.

Expansiópolis es un juego de 1 a 4 jugadores con partidas de unos 20 minutos donde los jugadores tendrán que cooperar para crear la ciudad más óptima para cumplir ciertas condiciones de puntuación y así ganar la partida. Lo edita en español Salt and pepper games. Y es un juego sin caja. De cartera. Os contamos cómo funciona.

Expansiópolis un juego cooperativo, donde los jugadores tendrán que pensar una estrategia común para poder hacerse con la victoria. La idea del juego es generar una ciudad en la mesa jugando 15 cartas, y que intente cumplir unos criterios de puntuación, además puntuar por las diferentes zonas construidas.

Captura de pantalla 2019-07-08 a las 21.23.42

Para empezar las cartas tienen dos caras; una cara en la cual se representan cuadrantes de bloques. Los bloques son tipos de terreno de una ciudad, comercial (azul), industrial (gris), parques (verdes) y residencial (naranja). Por la otra cara hay condiciones de puntuación para la partida.

Para preparar el juego barajamos las 18 cartas y escogemos 3 al azar,  se colocan al lado y nos dirán las condiciones de puntuación de la partida. Esto significa que las 15 cartas restantes, solo se usan por el lado de bloques que representan partes de la ciudad que vamos a construir. Sumamos las 3 condiciones de puntuación y el resultado total es el número de puntos que debemos superar para poder ganar.

Ahora repartimos cartas entre los jugadores. El jugador inicial  recibe 3 cartas, con la cara de los bloques hacia abajo. Los demás jugadores reciben una sola carta. Las cartas que reciben los jugadores son privadas y no se pueden enseñar. El resto de las cartas se colocan en un mazo con la cara de bloques hacia arriba, con lo cual siempre podemos ver la siguiente carta a jugar.

Coloca la primera carta del mazo en el centro de la mesa, para empezar a construir a partir de ella. ¡Vamos a ello!

El jugador inicial escoge una de sus tres cartas que tiene en la mano y la añade a la ciudad cola cara de los bloques hacia arriba. Después de jugar su carta, el jugador inicial pasa las dos cartas que le sobran al jugador de su izquierda y roba una carta del mazo.Si no quedara mazo de juego, se continúa jugando sin robar cartas. La partida termina cuando se colocan las quince cartas de ciudad.

¿Pero cómo se colocan las cartas para formar la ciudad?  Debes colocar una carta de tal manera que al menos un borde de un bloque esta adyacente con un borde de un bloque previamente puesto, o bien puedas colocar una carta por encima cubriendo uno o más bloques de una carta que ya se encuentra en mesa. Ten en cuenta estas reglas:

No puedes colocar una carta por debajo de otra que ya está en la mesa.

No puedes colocar una carta de tal manera que solo quede conectada por una esquina con otra carta de la ciudad, es decir tiene que tocar obligatoriamente bloque con bloque (cachete con cachete y ombligo con ombligo).

Eso sí, al colocar puedes rotar las cartas 180 grados, recuerda que las cartas siempre se colocan de manera horizontal. Además está permitido crear espacios abiertos o huecos mientras se respeten las reglas de colocación.

Hablemos de las carreteras. Cada carta contiene uno o dos carreteras. El juego define carretera como un tramo contínuo de vía que puede tener la extensión de un bloque o varios. Son importantes para la puntuación final y para algunas condiciones de puntuación de las 3 cartas preseleccionadas al comenzar la partida.

Captura de pantalla 2019-07-08 a las 21.23.04

Poco me queda ya que explicarte, se juegan las quince cartas y se puntúa. Existe una puntuación básica:

  • Ganáis un punto por cada bloque del grupo más grande de cada tipo de zona. Un grupo es un conjunto de bloques del mismo tipo conectados por al menos un borde. Sólo puntúa el grupo más grande de cada tipo de bloque.
  • Perdéis un punto por cada carretera presente en la ciudad.

Vamos ahora con las condiciones de puntuación de las 3 cartas. Estas condiciones nos pueden hacer perder o ganar puntos. Se suman estos puntos más los puntos ganados por los grupos de bloques, se restan los puntos por carreteras y tienes tu puntuación final.

Si superas la puntuación objetivo (suma de puntuaciones objetivo de las 3 cartas de condiciones de puntuación), ¡habéis ganado la partida!

Existe una aplicación móvil para llevar la puntuación, que funciona a las mil maravillas.

El juego se ejecuta exactamente igual para el modo solitario, con la salvedad de que el jugador siempre tiene 3 cartas en la mano, va jugando y va robando nuevas cartas del mazo.

El juego trae 4 expansiones que podéis combinar con el juego base.

-Fairfax . Un bicharraco ataca vuestra ciudad y arrasará bloques comerciales. ¡Mucho ojo para puntuar!

-Puntos de interés. Añade una carta inicial con dos bloques remarcados por cada lado. Elegís un lado y a jugar, uno de los bloques remarcados con bloques de su mismo tipo, ¡puntos extra!

-Playas. Añade cartas de costa,  y condiciones de puntuación que tienen en cuenta dichas cartas. Para mí la más completa de todas. La idea es conseguir unas hermosas zonas costeras alrededor de tu ciudad.

-Zonas de Construcción.  Cuatro cartas nuevas con bloques en obras, trae también condiciones de puntuación específicas para esta expansión. La idea  es que intentes tapar los bloques en obras para no irritar a los visitantes de tu ciudad.

captura-de-pantalla-2019-07-08-a-las-21.21.08.png

¿Qué me parece?

Si seguís este blog con cierta asiduidad, sabréis lo que me flipa  Caravana al oeste  . Es un juego fascinante, en una carterita, con sólo 18 cartas y que genera diversión y rejugabilidad a raudales para dos jugadores en un sistema de juego competitivo.

18 cartas, no son nada, es casi milagroso generar un sistema de juego que se sostenga y funcione con tan poco variabilidad. Pues Expansiópolis  lo mejora.  Para empezar llega a 4 jugadores ,  genera un sistema de juego cooperativo  con partidas rápidas, dinámicas y muy amenas. Y lo asombroso es que funciona genial a cualquier número de jugadores.

Mecánicamente el juego fluye perfecto, además tiene una cosa que me encanta. Y es que cuando encuentro el bloque perfecto para colocar en el lugar perfecto, aparece una jod*** carretera que me desmonta la idea o bien no me queda más remedio que cerrar carreteras para perder menos puntos, a expensas de que el bloque colocado no sea el más óptimo para ganar puntos. Esto genera una quema suave de neuronas, agradable y que te hace pensar en la familia del que puso las carreteras en las cartas.

En su predecesor, ya teníamos diferentes formas de puntuar en el dorso de las cartas, algo que funciona realmente bien generando mucha rejugabilidad. En Expansiópolis, existen diferentes dificultades a la hora de cumplir las condiciones de puntuación, lo que puede dar lugar a partidas relativamente sencillas de superar, o bien con una dificultad endiablada. Lo que me gusta es que no he encontrado aún una combinación de condiciones de puntuación que se pisen entre sí, generando la situación que si cumples una, no puedas cumplir la otra.

De esta manera tienes un juego al que le puedes meter muchas partidas sin llegar a quemarlo, pero es que a mayores las 4 expansiones, son tan diferentes entre sí , que parecen módulos independientes del mismo juego. Además generan sensaciones lúdicas muy diferentes al juego base con hasta 3 cartas más a mayores. Otra cosa de agradecer y  es que en ningún momento el juego pierde su esencia, su propósito ni su diversión.

En cuanto al diseño, me encantan estos juegos en carterita. Son muy portables, puedes jugarlos en cualquier sitio, aunque este Expansiópolis ocupa más mesa de la que pueda parecer en un principio. Son tan ridículamente pequeños, que corres el peligro de perderlos, o de no saber en qué bolsillo los has guardado. El diseño de las cartas cumple a la perfección y las condiciones de puntuación están perfectamente explicadas en texto y acompañadas de un esquema para que no deje lugar a dudas.

Para ir cerrando esta reseña, Expansiópolis cumple con la condición BBB ( bueno, bonito, barato). No os dejeis engañar por su minúsculo tamaño. Expansiópolis es un gigante lúdico en una diminuta cartera. Y adictivo, muy adictivo. Si buscáis un juego de construcción de ciudades, que llegue a 4 jugadores, ameno, muy rejugable, que podéis llevar a cualquier lado, que funcione genial en modo solitario  y encima tirado de precio, ya estáis corriendo a vuestro vendedor habitual a comprar este Expansiópolis. Un imprescindible en toda ludoteca. Lo podéis comprar aquí a un gran precio.

Lo mejor

-Portable

-Barato

-Muy divertido, adictivo y rejugable

-Escala perfectamente de 1 a 4 jugadores

-Trae 4 expansiones (4! y entran en la carterita!)

-No te ocupa sitio en la ludoteca

Lo peor

-Si piensas enfundar, quizás te entren las cartas muy justas en la cartera.

Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s