La viña, por un puñado de uvas

La viña es un juego de 2-5 jugadores con partidas entorno a 40 minutos donde tendremos que gestionar una viña y conseguir los mejores vinos con parras de diferentes tipos de uvas. Está publicado por Devir Iberia. Os contamos cómo funciona.

¡La temporada de vendimia acaba de empezar y hay varias bodegas que han puesto precio a la uva que requieren! Ponte a currar en tu viña y consigue sacarle lustre a tus caldos. Sé el jugador que mejor optimiza sus parras, y ganarás la partida.

Resultado de imagen de la viña devir

Por turnos, cada jugador moverá su vendimiador (meeple) por el renque (pasillo entre cepas). Irá observando las cartas de uva para recolectarlas y añadirlas a uno de sus cestos, que tienen una capacidad máxima para almacenar uvas. Al final del renque, el jugador podrá entregar las uvas de sus cestos a las bodegas, siempre que cumpla los requisitos impuestos por éstas, para obtener la recompensa indicada. En cuanto un jugador efectúe su última entrega provoca el final de partida. El resto de los jugadores terminan la ronda en curso hasta salir de la viña por última vez. Se hace recuento del prestigio obtenido. El que haya conseguido más prestigio será el ganador. ¿Fácil no?

Mecánicamente este juego es muy sencillo. El juego se desarrolla a lo largo de un número de rondas que terminan en cuanto todos los vendimiadores hayan salido del renque. Durante una ronda, los jugadores irán jugando  turnos avanzando a sus vendimiadores y recogiendo cartas de uva. En cuanto un vendimiador llegue a la salida de la viña, ese jugador no volverá a jugar hasta la siguiente ronda.

Captura de pantalla 2019-07-20 a las 19.25.56

El jugador cuyo vendimiador se encuentre más atrás en la fila de meeples será  el próximo en jugar su turno. Es posible que si otros jugadores se han adelantado varios espacios, un mismo jugador pueda jugar varios turnos seguidos.

IMG_20190719_211535_666

En su turno, un jugador:

  • Deberá avanzar su vendimiador 1 o más espacios, pudiendo llegar hasta la zona de salida en un solo movimiento desde cualquier posición del renque. Cada espacio del renque  tiene dos casillas, pero el vendimiador sólo podrá llegar a pasar por una de las dos. Aunque el espacio en el que se encuentre el vendimiador tenga otra casilla libre, éste deberá avanzar a un espacio con casillas libres más adelantado, es decir no puedes estar más de un turno en el mismo espacio del renque. ¡recuérdalo!
  • El jugador puede tomar una de las cartas de uva libres que estén a un costado u otro del espacio en el que se encuentre. Una carta de uva libre no tiene ninguna carta de uva tapándola. Puede  descartar la carta o bien colocarla en uno de sus cestos, respetando la capacidad máxima del mismo.
  • Si en la carta que ha cogido hay una herramienta, tomará la ficha de herramienta correspondiente de la reserva general y la colocará en su carta de vendimiador. Cada jugador puede tener como máximo 2 herramientas al mismo tiempo. Estar herramientas son muy útiles y se pueden usar conjuntamente. Sus efectos son:

Corquete. Puedes tomar cualquier carta del espacio que esté ocupando en ese momento, independientemente de si la carta está libre o no.

Tijeras. Puedes tomar dos cartas sucesivamente del espacio en el que se encuentra.

Botas. Puedes tomar una carta que se encuentre en un espacio del renque anterior al espacio en el que se encuentra. Ojo que el uso de las botas no exime del movimiento hacia adelante obligatorio de cada turno.

  • En cualquier momento de su turno, un jugador puede volcar el contenido total de uno de sus cestos dentro de otro cesto, siempre que con ello no sobrepase la capacidad máxima del cesto de destino. También puede volcarlo al descarte, descartando todas la cartas en ese momento.

En cuanto el movimiento de un vendimiador le lleve a la zona de salida del renque, se dispara el final de ronda:

  • Si es el primero en salir, cogerá una ficha de uva comodín. Podrá usarla en esta ronda o en posteriores añadiéndola a cualquier entrega como una uva más de la variedad que prefiera.
  • Puede efectuar una o dos entregas de uva, entregando el contenido que tenga en los cestos para cobrar lo que ofrecen las bodegas. Pone una ficha de barrica, en un espacio de la bodega a la cual le entrega las uvas.

Y aquí viene la chicha del juego. Cada bodega tiene un valor de entrega mínimo que hay que cumplir con las cartas de uva que se entreguen. La variedad de las uvas debe coincidir con la variedad solicitada por la bodega. La variedad solicitada indica qué tipos de uva acepta cada bodega. Algunas bodegas nos piden un solo tipo de uva y otras reclaman distintas uvas . Si reclaman diferentes tipos siempre exigirán una variedad de uva predominante que debe ser al menos la mitad del valor de entrega deberá satisfacerse con cartas de uva de esa variedad.

IMG_20190719_211417_678

Además de las bodegas existe una carta de acepta todo tipo de uvas, de cualquier variedad, calidad… ¡Viva el vino peleón!

  • Puede mejorar uno o más cestos. En este caso, el jugador entregará un cesto vacío que no necesite, pagando únicamente la diferencia con el precio del nuevo. Los cestos entregados se retiran de la partida ya que solo puedes tener dos cestos en su zona de juego.

Cuando todos los vendimiadores hayan salido del renque, se acabará la ronda y empezará una nueva, repitiéndose el proceso de juego y teniendo que reponer cartas de uva.  Los jugadores  conservan las herramientas y fichas de uva comodín. Además se añade un sello de calidad a cada bodega que tenga al menos una entrega pendiente, excepto a la cooperativa vinícola y se pone una ficha de uva comodín en la zona de salida del renque.

IMG_20190719_211458_011

En cuanto un jugador hace una entrega usando su última ficha de barrica (estas fichas se reparten dependiendo del número de jugadores), se dispara el final de partida. El resto de los jugadores juegan hasta que todos los vendimiadores hayan salido de la viña. Se cuenta el valor de las fichas de prestigio de cada uno. El jugador con el total de prestigio más elevado es el ganador. En caso de empate, ganará el vendimiador que salió antes del renque en la última ronda.

¿Qué me parece?

La viña tiene una cosa que a veces es difícil encontrar en un juego a primera vista. Es muy agradable de jugar. Mucho. Fluye  de una manera casi natural , debido a su sencillez de reglas con lo que es muy fácil y casi inmediato hacerte con la mecánica. Otra cosa diferente, claro, es dominarla. Ahí quizás esté la gracia de este juego  y es lo que hoy en día más me satisface en el mundo lúdico. Juegos fáciles de explicar, pero difíciles de dominar. Este equilibrio es algo que se busca y casi nunca se consigue. Hace que el juego funcione desde el minuto uno y sea capaz de enganchar a todo tipo de público.

Si os fijáis este juego se puede resumir en : avanzo, robo cartas de uvas, llego al final y puntúo por lo que tengo en los cestos. Suena rápido y se juega igual de rápido.Tendrás que estrujarte un poco la neurona lúdica para gestionar cuánto avanzas, qué tipo de uva necesitas, cuándo la necesitas y lo que es más importante, ¿la va a necesitar otro jugador que va a coger carta de uva antes que tú?. Recuerda que siempre avanza el jugador que tenga al vendimiador en la posición más atrasada, por lo que avanzar muy rápido puede hacer que cojas la carta deseada, pero luego tardes mucho en volver a coger. Y vas a necesitar varias cartas para conseguir realizar los encargos de las bodegas. También es recomendable intentar coger herramientas que te permitan habilidad especiales, porque tus rivales no te van a dar tregua. Recuerda que algunas bodegas te van a encargar vinos con mezclas de diferentes tipos de uvas, teniendo una que predomina…. Así que ya te estás comiendo la cabeza para intentar tener mayoría de la predominante mientras los demás jugadores van a intentar pisarte porque seguramente ese encargo de ricos puntos de prestigio. ¡Todo por un puñado de uvas!

Otra cosa que me gusta mucho es el tema de que no puedes mover todas las uvas de un cesto a otro. Todas las uvas. Tienes que plantearte como las colocas, porque una de dos o las mueves todas, o bien tendrás que descartarlas todas y volver a empezar a llenar el cesto. Es decir, como te pisen la posible estrategia que tienes planteada… mucho me temo que las uvas recogidas pasarán a ser comida los pájaros.

Existe suficiente variedad de bodegas, con encargos diferentes como para asegurar la rejugabilidad del juego y siempre te queda la opción de entregar uvas a la cooperativa para puntuar algo.

Hablemos un poco del diseño y arte. El juego se presenta en una caja de pequeño tamaño, aunque al verlo en foto te puede parecer un cajote. Las cartas de uva tienen un toque artístico fabuloso y es que parecen estar pintadas al oleo. Me encantan. Las fichas de puntuación, herramientas, uvas extra, son de un cartón de grosos standard y con un diseño original. Lo que menos me gustó es que los vendimiadores, no dejan de ser meeples, los meeples de toda la vida, los nacidos en Carcassonne. Choca un poco el gran diseño artístico del juego y luego encontrarte con algo tan común en tantos juegos.

El juego fluye perfectamente en la orquilla de 2 a 5 jugadores, ya que el renque se hace más corto o largo según el numero de jugadores. Las partidas son rápidas, fluídas y prácticamente sin entreturno. A no ser que te pisen la estrategia y tengas estrujarte el cerebro sacando mosto lúdico.

Una cosa que no me quiero olvidar de comentar es que en este blog no solemos reseñar un juego por la fama, nacionalidad o CV de su autor. Los juegos para nosotros son buenos o menos buenos por la experiencia lúdica y la diversión proporcionada, no por los premios que su autor tiene en la estantería. Quiero decir con esto, que este juego se merece una mención ya que es español. Jose Ramón Palacios ha creado un juego redondo, de matices afrutados, con reglas bien destiladas y con el aroma a barrica de los grandes juegos de mesa. Está ya en mi TOP 3 de mejores juegos patrios. ¿Quién decía que no se hacían buenos juegos en España?

Si buscáis un fabuloso juego de iniciación, para jugar con todo tipo de gente, divertido, fluído, con un tema atractivo,  un precio espectacular, con un arte destacado y además creado en España,La viña es un imprescindible en vuestra ludoteca. Cómpralo aquí a un precio fabuloso

Lo mejor

-Sencillez de reglas

-Dificil de dominar

-Diversión asegurada

-El arte y el tamaño de la caja

-Juego español

-Gran precio

Lo peor

-Los meeples desentonan con los componentes y diseño del juego

Juan

3 comentarios sobre “La viña, por un puñado de uvas

  1. Muchísimas gracias, Juan. No solo por lo positivo de la reseña si no, principalmente, porque has entendido perfectamente el sentido del juego. Esa era la idea y el objetivo del diseño que también Devir supo ver y llevar adelante con ese arte tan chulo. Yo no lo podría explicar mejor 😉 Que lo sigas disfrutando… y tienes un crianza pagado en cuanto nos encontremos en algún evento lúdico ( o en Monforte, o en Logroño…) Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s