Paleo, la dura edad de piedra

Paleo es un juego cooperativo de 2 a 4 jugadores con partidas de 50 minutos, para mayores de 10 años, ambientado en la Edad de Piedra, en la cual deberéis sobrevivir. Cada carta os llevará a nuevos retos que intentaréis superar usando recursos, utensilios… y ¡la suerte! Está publicado en español por Devir. Te contamos cómo funciona.

¿Qué contiene la caja?

¡Muchas cosas! Un cementerio y un taller de trabajo, un montón de cartas, fichas de recursos, fichas de utensilios, fichas de herida, fichas de craneo, fichas de victoria, dos dados. Además un estupendo manual y un suplemento de reglas.

¿De qué va el juego?

Paleo es un juego de aventuras cooperativo ambientado en la edad de piedra, un juego en el que los jugadores intentan mantener a los miembros de su tribu mientras completan misiones. ¿Qué tipo de misiones? Pues…. cosas muy de la edad de piedra: a veces necesitarás una piel, a veces una tienda de campaña, pero todas estas son misiones secundarias en comparación con tu objetivo tribal a largo plazo: pintar un Mamut lanudo en la pared de la cueva para que los humanos miles de años después sepan que alguna vez existió tu tribu… Pero escucha, ¿Qué podría impedirte pintar ese Mamut? Pues más cosas de las que crees….

¿Cuál es su mecánica principal?

¡Pues sencillísmo! Cada jugador comienza el juego con un par de humanos que forman su tribu inicial de juego. Cada uno de estos integrantes de la tribu tiene una habilidad y un número de puntos de vida y te ayudarán a sobrevivir en la dificil época de la edad de Piedra, donde en cualquier momento puede surgir algo que te haga…pasar un mal rato. En un turno, cada jugador elige ir a un lugar descrito en una de sus cartas de juego y aunque tienes alguna referencia de lo que puedes encontrar allí, no lo sabrás con seguridad hasta que llegues. Te puedes encontrar cosas malas y alguna cosa buena, eventos que resolver con los que adquirir alimentos o recursos, encontrar materiales para fabricar un objeto útil, ayudar a tus compañeros de partida para que cumplan sus eventos o quizás encontrar la muerte debajo de una piedra. Nadie dijo que fuera fácil.

Al final del día, necesitas tener suficiente comida para todos los integrantes de tu tribu y además ciertas construcciones y habilidades que te permitan cumplir misiones específicas de los módulos que estás jugando. Gestiona, busca, tienta la suerte e intenta no morir. Esto es la maravilla de Paleo.

Profundizo un poco en cómo jugar, por si te interesa.

¡ANTES DE EMPEZAR!

Estamos ante un juego en el cual descubrirás en cada partida, cosas nuevas y sorprendentes por lo puedes leer con tranquilidad la reseña. En ningún momento hago referencia a nada específico de los módulos o de lo que te puedes encontrar en las cartas. Las fotos son de cartas comunes que se usan en todas las partidas para evitar destripar nada del juego. Sigue leyendo 🙂

Para preparar una partida, colocar los 3 tableros de juego y coloca 5 recursos de comida en el almacén. Al lado coloca el tablero de campamento base, el taller y el cementerio para las cartas.

Todas las partidas empiezan con la misma preparación. Coloca los mazos de persona, sueños e ideas en sus espacios del campamento y el mazo de misterios en el tablero de noche. Ahora esto depende del módulo que juegues. Cada partida de Paleo se configura según los módulos que quieras jugar. Cada partida usa dos módulos de los diez que trae el juego, aumentando gradualmente la dificultad de las partidas. Cada módulo tiene algunas reglas específicas que vienen muy bien explicadas en el manual. Te explico la forma básica de jugar para que te hagas una idea.

Mezcla el mazo de cartas básicas junto con las cartas del módulo que hayamos elegido y repártelas de forma equitativa a cada jugador hasta que el mazo esté totalmente repartido. Cada jugador roba 2 cartas de persona, que coloca en nuestra zona de juego y coge los posibles utensilios que otorguen estas cartas. Ya podemos empezar a jugar.

El objetivo de la partida es terminar la pintura rupestre que se irá formando en el tablero de noche. Iremos jugando por rondas, cada una con dos fases diferenciadas y muy sencillas de ejecutar:

Fase de día. Cada jugador solo puede mirar el reverso de las cartas. Cada jugador mira las 3 primeras cartas del mazo de juego y elige una devolviendo las otras dos en el mismo orden en que estaban. Cuando todos los jugadores elijan , se voltean y cooperan para intentar cumplir la mayoría de ellas, aplicando sus efectos. Luego se descartan boca arriba. Según su ilustración puedes intuir (te puedes encontrar sorpresas…) los recursos y acciones que tendrán al voltearla:

  • Cartas de bosque, río y montaña que te permiten obtener recursos y algunas acciones.
  • Cartas de peligro que como su nombre indica…poco bueno pueden aportar a la tribu.
  • Cartas de hoguera que te permitirán obtener nuevos miembros para la tribu, cartas de sueño (¡ojo cartas buenas!) y cartas de ideas, que te permiten construir nuevas herramientas y utensilios.

Este proceso se repite en toda la fase hasta que se agoten los mazos de los jugadores. Ojo que igual alguna carta quizás no te interese jugarla, bien porque sea negativa o porque no te otorga nada en ese momento. El jugador puede elegir acostarse temprano, descartando sus cartas boca abajo y acabando su turno. Ya sabes, acuéstate pronto que a quien madruga el mamut le ayuda.

Además tenemos un banco de trabajo en cual podremos construir herramientas y utensilios que nos ayudarán a lo largo de la partida, a partir de los planos e ideas que consigamos durante el juego. Son esenciales para poder llevar a cabo ciertos eventos y Conviértete en el MacGyver de tu cueva.

Fase de noche: Empiezan los problemas. En esta fase los jugadores cooperan para intentar cumplir los requisitos de la partida:

  • Alimentar a la tribu: Los jugadores debe descartar de la reserva de alimentos de la cueva tantas fichas de comida como personajes en total haya en la partida, añadiendo una calavera por cada uno que no podamos alimentar. Ojito con tener mucha gente en las tribus…
  • Cartas de misión: Es necesario cumplir los requisitos de las cartas de misión de los módulos que se están jugando. ¡Los jugadores deben cooperar para poder superarlos! Dependen de los módulos y no quiero hacerte spoilers.

Una vez superada la fase de noche se repite la ronda. Se mezclan las cartas de la pila de descartes, tanto las ya vistas, como las que se descartaron durante la partida, y se vuelven a repartir las cartas de forma equitativa, comenzando una nueva fase de día. ¡Venga a volver a sobrevivir!

La partida puede terminar de dos formas:

  • Derrota. Si no podéis poner más calaveras (que se consiguen cuando nos mueren integrantes de la tribu, por eventos de las cartas de misión de los módulos o por diferentes circunstancias a lo largo de la partida) en en el tablero de noche habéis perdido la partida. La edad de piedra es más dura que un bocata de gravilla.
  • Victoria. Si completáis la pintura rupestre (5 fichas de victoria) ganáis la partida. Pero que mona ha quedado la cueva!

Se puede jugar perfectamente en solitario con dos variantes:

  • Juegas con la preparación de dos jugadores, y gestionas dos tribus, con su mazo correspondiente.
  • Juegas con solo una tribu, con todo el mazo de cartas y podrás usar dos dados para buscar ayuda. Para poder usar los dados debes descartar cartas; 2 cartas para lanzar un dado, 4 cartas para lanzar los dos.

¿A quién va dirigido?

Con su sencillez de reglas, a todo el mundo que se quiera acercar a un cooperativo puro, además tiene un nivel de dificultad progresiva con los módulos. Si eres jugador en solitario, también lo disfrutarás mucho.

¿Qué me parece?

Paleo cumple con lo que es. Un juego cooperativo de supervivencia. Y recalco cooperativo. Es necesario que los jugadores se compenetren y busquen la mejor solución para las distintas situaciones que se encuentran durante la partida. Me gusta mucho la mecánica con la que se gestiona el mazo y el no tener la certeza absoluta de lo que te vas a encontrar en cada tipo de carta. Genera una sensación de perder el control del momento y del plan que tienes para conseguir recursos o alguna misión, que te hace volver a planificar. Me parece novedoso y muy acertado. Además el sistema de creación de cada partida con los módulos se hace de forma rápida y el juego a penas consume tiempo a la hora de desplegarlo en mesa, salvo montar el banco de trabajo y cementerio ( elementos muy bonitos en mesa, aunque se puede jugar perfectamente sin ellos) que no entran montados en la caja del juego.

El juego es muy rejugable y con los módulos van variando mecánicas, sensaciones y dinámicas de juego. Además el juego es carne absoluta de nuevo material a modo de expansiones ( Vamos Devir por fiiii) tanto, que ya tenemos una para descargar .

A nivel de componentes el juego es muy bonito en mesa, con los tres tableros y los tokens. El arte es una pasada, es sencillo, minimalista pero muy agradable. Me encanta el sistema de contar los puntos de victoria con la pintura del Mamut, es muy original y temático. El juego tiene un rollo Cartoon muy relajante que contrasta con exigencia del juego. Exigencia no a nivel de mecánicas, sino a nivel de dificultad. El juego exige mucho para poder ganar la partida y necesitas un poco de suerte. Pero también te digo, ¿qué sería de un cooperativo si fuera sencillo? Las partidas son rápidas y te aseguro que te picarás para jugar varias seguidas hasta pasar cada uno de los escenarios.

Escala muy bien a cualquier número de jugadores, ya que aunque se pueda cooperar mejor cuantos más jugadores, más exigencias tendrás a final de turno. En solitario va espectacular, es sin duda como más lo disfruto, sobre todo en la variante de llevar dos mazos. La variante con dados también va bien, lo que pasa es que estás más atado al azar de los dados. Me parece que la partida se hace más cuesta arriba siendo más complicada. A dos jugadores va genial también, teniendo tiempo para plantear estrategias andas de cooperar. A 3 y 4 no se gana entreturno, porque los turnos se juegan a la vez, con lo que la duración de la partida apenas se alarga, solo el tiempo que tardéis en tomar decisiones.

Te gustará si…

Buscas un juego cooperativo de reglas sencillas, pero profundo con mucha rejugabilidad y que te picará para jugar una partida tras otra. Es una de las sorpresas de este año y va directamente al estante de juegos favoritos. Por tema, mecánicas, sensaciones y calidad. Más juego así, por favor. ¡Qué se me olvida! Tiene un precio buenísimo.

2 comentarios sobre “Paleo, la dura edad de piedra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s