Picnic, ¡mantel preparado!

Picnic es un juego de 1 a 5 jugadores con partidas de 15 minutos para mayores de 8 años, donde tendremos que preparar el mantel y alimentos de un fabuloso picnic. Apila, gira e intercala tus cartas para unir el máximo número de alimentos y manteles iguales. Cuanto más grandes sean los grupos, más puntos conseguirás. Está publicado por Smart Troll GamesZacatrus y Brain Picnic . Os contamos un poco de qué va .

¿Qué contiene la caja?

Cartas de picnic, cartas de bonus, fichas para los jugadores un reglamento… y un marcador de puntos que es la propia caja. Todo en un tamaño muy contenido.

¿De qué va el juego?

Hace un día estupendo y nos vamos todos al campo a disfrutar de un fantástico pícnic. ¿Quién montará el mejor de todos? Coloca tus cartas de la forma más eficiente agrupando los alimentos del mismo tipo y los manteles iguales. Cuanto más grandes sean los grupos, más puntos conseguirás. Apila, voltea e intercala las cartas para unir todos los alimentos y manteles posibles y ganar la partida.

¿Cuál es su mecánica principal?

Picnic tiene una mecánica de juego muy sencilla. En tu turno recibes dos cartas, una te la quedas y la otra se la entregas al jugador de la derecha. De esta manera recibes una carta del jugador de la izquierda. En ese momento todos los jugadores colocáis vuestras cartas a la vez en una cuadrícula imaginaria de 4×4. La idea es que apiles, gires o intercales tus cartas para intentar unir el máximo número de alimentos y manteles iguales. Cuanto más grandes sean los grupos, más puntos conseguirás. Se puntúa al final de 4 rondas, cuando todos los jugadores, han colocado 8 cartas en su cuadrícula. Se puntúan los grupos de alimentos o manteles, sumando el número total de casillas de ese tipo y restándole dos. Esto significa que los grupos de 1 y 2 casillas no puntúan y se empieza a contabilizar puntos a partir de 3 casillas, teniendo un punto de victoria.

Además el juego contiene unas cartas de objetivo extra que generan nuevas puntuaciones al final de la partida, otorgando puntos al jugador con menos tipo de un objeto o mantel, por tener elementos en las esquinas, por elementos llenando filas o columnas… Pero también hay objetivos que te hacen perder puntos si tienes elementos en la zona central, elementos aislados, elementos en pareja…

Gana el juego el jugador que tenga más puntos al terminar las 4 rondas de juego. En caso de empate, gana el jugador con el grupo más grande.

Además el juego proporciona un modo solitario donde jugaremos contra un jugador virtual, el cual puntúa sumando el número de veces que aparece el alimento y mantel más repetidos. La suma de ambos es la puntuación que debe superar el jugador para ganar la partida.

¿A quién va dirigido?

A todo jugador, ocasional o jugón, un juego rápido, divertido y que te hará darle vuelta al coco.

¿Qué me parece?

Picnic tiene una cosa que pocos juegos tienen. Es muy agradable de jugar. Muchísimo, casi relajante. No se si es por la posibilidad de superponer las cartas, si es por el diseño de las ilustraciones o los tonos elegidos para las cartas. Es un juego que me evade de la realidad y que me obliga a darle vueltas al coco de una manera muy divertida.

Las reglas son tan sencillas que en menos de medio minuto estás jugando. Y pensando. Ya que este juego exige más de lo que parece a simple vista. Y eso me gusta en un juego de quince minutos, es un puzzle muy bien creado y con suficiente rejugabilidad como para echar muchísimas partidas. Además funciona perfecto a cualquier número de jugadores, incluido en modo solitario, donde el jugador virtual me mete unas palizas… Lo que me obliga a seguir jugando, ¡qué desgracia!

El juego es vistoso en mesa a rabiar, y el marcador de puntos de victoria que viene en la propia caja del juego es buenísimo. Una gran manera de aprovechar el espacio de una diminuta caja que la puedes llevar a cualquier sitio.

Picnic tiene también una cosa interesante, no existe entreturno entre los jugadores, ya que todos juegan a la vez con las dos cartas que tienen en la mano lo que agiliza mucho las partidas.

Como te decía, mecánicamente el juego es un reloj. Sencillo pero efectivo y te obliga a crear grandes grupos del mismo elemento, ya que la forma de puntuar penaliza los grupos pequeños. La visión espacial de las casillas es clave para colocar las cartas, superponerlas y tapar los elementos que no necesitamos. Además el tema de usar objetivos a final de partida que bonifican o penalizan, le dan una vuelta de tuerca a tu puzzle. Mucha diversión en este pequeño juego.

Te gustará si…

te gusta el tetris, comerte el coco para colocar fichas y comer emparedados en el parque. Juego vistoso, agradable de jugar con mecánicas sencillas para todos los públicos. Además tiene un precio casi milagroso en los tiempos que corren. ¿Nos vamos de picnic?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s